El pesar se había apoderado de la Tierra, reinaba la enfermedad, la disensión, la gente moría sin saber por qué, muchos se desesperaban, sus hijos

Si continuas navegando por la web "Casa de Díaz", aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar