Durante mucho tiempo, las cuevas calizas de la sierra de O Courel -sobre todo las menos accesibles- fueron conocidas solo por un reducido número de a